Ir al contenido principal

el sabor de las palabras


¿A que saben las palabras que no llegan donde estas tu?
¡a que se debe tal inspiración,
sin ningún amor más halla del imaginario del que pude sentir...!
no te toque y vos no me oíste.
no te vi pasar.
No hubo cruces...

Comentarios

Entradas populares de este blog

como el llanto de un chiquillo

Cuando termine la lluvia que nos enfriaba... 
y que siempre sabíamos que no nos divertiría
llenaremos los días.

De lucha interminable en las calles...
Más porque os fuisteis tan irremediablemente... 
que nosotros mirando al cielo.  
Estábamos.
Rezando...  
Con el mismo llanto que un chiquillo.
Incansable... 
Sin que sobre el tiempo ni el descanso. 
Con un aliento más para gritar....


luchando por una libertad sin derecho a perderla

cuando una paloma se asomo de entre las nieblas del bosque donde me creía perdida
y esa nube que cayo del cielo como si fuera ángel que con suma elegancia me recordó a un amor olvidado....

es cuando te das cuenta que tus sentidos se agudizan como cuando estabas en aquel camino andando a ciegas.

por qué me pregunto si existirán canciones nuevas??
con que fin nos habrá determinado la tenebrosa y futura muerte del cual no me molesto ni en describir??
por qué existe lo bueno y lo malo como el ahogo entre la realidad y la ficción??
es que acaso yo me alejo del amor por mi locura que se me hacía cuesta arriba??

el amor prohibido no es del revés
no es prohibido si se sobreentendía las señales con las que nos hicieron conocernos en aquel momento

por qué me pregunto yo si las alas vuelan por que no nos sentimos a veces libres con derecho a serlo
nada sobre nada es infierno
asi tome en mis manos la llama
en cuanto conocí por tí, mi ansiado amor....

medio oculto e intranquilo
huyendo como culto de un chiquillo
a su madre que solo estremcio a el aire
de un querer obsesivo...

y cuando estremecio el aire
la lluvia era sozobre
el pájaro era libre
pero midio sus armas
y se hizo en los bosques ramas secas....

aquí el altar
de unos cuantos menos siglos
que esos bosques
heridas de lanza
que señalaran a la caza
contaban a tiempo
la alargada muerte.

no lo saben mis pecas
que son rojizas
he de necesitar cordura
en está mi cintura.

ausencia morada
y penumbra sin labios...
no te hablo porque ya no existes.